Feeds:
Posts
Comments

Archive for November, 2008

17 October 2008

The protracted internal armed conflict in Colombia had by June 2008 displaced 2,649,139 people according to the government, and 4,361,355 people according to a reliable non-governmental source. An alarming trend of rising internal displacement has been registered since 2006, and the highest rate of displacement in 23 years was recorded in the first semester of 2008.

All parties in the conflict, including guerrilla groups, paramilitaries, and state forces are responsible, to different degrees, for forced displacement and human rights violations and abuses. (…) 

Advertisements

Read Full Post »

Entregan en Colombia restos de 25 desaparecidos por paramilitares
Col – Exigen investigar desapariciones tras combates del ejército con el M-19
Col – ¿Está perdiendo la batalla el movimiento de víctimas?
Col – A indagatoria otro coronel por los desaparecidos del Palacio de Justicia
Col – Derechos de las víctimas violados en Antioquia
Colombia ordered to pay millions in massacre case
Col – Justicia condenó a 37 años a jefe paramilitar desaparecido hace dos años
Condena de más de 40 años a militares por desaparición forzada
Col – Hernán Giraldo confesó su participación en muertes y desapariciones
Col – Capturados dos sargentos por investigación de desaparecidos en Palacio de Justicia
Col – Acusan al ESMAD de tirar 3 niños a un río, provocar 28 desapariciones 
Col – Autodefensas de Norte de Santander entregarán ubicación de fosas, pero no saben cuándo
Col – Tribunal ordena seguir pagando sueldos de secuestrados y desaparecidos
Col – Dudas en familia de desaparecido
Col – Entrevista a Teresita Gaviria
Está al borde de la ruptura el acuerdo para el desarme de los paramilitares en Colombia
Col: Fosas comunes dan pistas a parientes de perdidos fronterizos
Fundación Manuel Cepeda Vargas
Argentina y Chile apoyarán la búsqueda de desaparecidos en Colombia
Col – Principio de un hallazgo macabro
Hallaron fosas comunes con más de 200 cadáveres en Colombia y se sospecha de los paramilitares
Hallan fosa con 57 osamentas de desaparecidos en Colombia
Col – ‘No es suficiente sacar a los muertos para sanar al país’
Col: EJECICION EXTRAJUDICIAL MUNICIPIO SACAMA CASANARE
Declaración de la Coordinación Nacional de Víctimas y Familiares del Genocidio contra la Unión Patriótica
Llamado a víctimas del Bloque Nordeste, Bajo Cauca y Magdalena Medio del Bloque Central Bolívar de las Auc. 
Antioquia: El viernes inicia atención a víctimas en Caucasia
Mujeres Wayúu: POR EL ALMA DE NUESTRA GENTE
Inicio de la Comisión Ética en Colombia
Comisión Ética Internacional para Colombia
Colombia: Lanzamiento Campana Memorias contra el Silencio
Barrancabermeja: Desaparición de Katherine González Tórres
Colombia: Desaparición de Javier Emilio Suárez Arenas
Cali: Desaparecido Jhon Edward Echeverry
EL RECORRIDO DE LA MUERTE…
NUEVOS DESAPARECIDOS EN LA REGION DEL BAJO ARIARI
Colombia: Actos de intimidación contra el servicio de protección del Sr. Iván Cepeda Castro
Tribunal Internacional condena a Colombia por graves violaciones a los derechos humanos
Los desaparecidos forzados en Colombia, ¿cuántos se buscan?
Colombio: Denuncian Lista de Exterminio en Sucre
Desaparición en Colombia
En d�nde est�n los restos mortales de 13 mil colombianos…

Read Full Post »

·  Colombian farmers driven out as armed groups profit

· Lucrative ‘green’ crop less risky to grow than coca

Armed groups in Colombia are driving peasants off their land to make way for plantations of palm oil, a biofuel that is being promoted as an environmentally friendly source of energy.

Surging demand for “green” fuel has prompted rightwing paramilitaries to seize swaths of territory, according to activists and farmers. Thousands of families are believed to have fled a campaign of killing and intimidation, swelling Colombia’s population of 3 million displaced people and adding to one of the world’s worst refugee crises after Darfur and Congo.

Several companies were collaborating by falsifying deeds to claim ownership of the land, said Andres Castro, the general secretary of Fedepalma, the national federation of palm oil producers.

“As a consequence of the development of palm by secretive business practices and the use of threats, people have been displaced and [the businesses] have claimed land for themselves,” he said. His claim was backed up by witnesses and groups such as Christian Aid and the National Indigenous Organisation of Colombia.

The revelations tarnish what has been considered an economic and environmental success story. The fruit of the palm oil tree produces a vegetable oil also used in cooking, employs 80,000 people, and is increasingly being turned into biofuel.

“Four years ago Colombia had 172,000 hectares of palm oil,” President Alvaro Uribe told the Guardian. “This year we expect to finish with nearly 400,000.”

“Four years ago Colombia didn’t produce a litre of biofuel. Today, because of our administration, Colombia produces 1.2m litres per day.” Investment in new installations would continue to boost production, he added.

However the lawlessness created by four decades of insurgency in the countryside has enabled rightwing paramilitaries, and also possibly leftwing rebels, to join the boom. Unlike coca, the armed groups’ main income source, palm oil is a legal crop and therefore safe from state-backed eradication efforts.

Farmers who have been forced off their land at gunpoint say that in many cases their banana groves and cattle grazing fields were turned into palm oil plantations. Luis Hernandez (not his real name) fled his 170-hectare plot outside the town of Mutata in Antioquia province nine years ago after his father-in-law and several neighbours were gunned down. When he and other survivors were able to return recently, they found the land was in the hands of a local palm producer.

“The company tells me that it has legal papers for the land, but I don’t know how that can be, as I have land titles dating back 20 years,” said Mr Hernandez. He suspects palm companies collaborated with the paramilitaries. “I don’t know if there was an official agreement between them, but a relationship of some sort definitely exists.”

A government investigation reportedly found irregularities in 80% of palm oil land titles in some areas. “If there have been abuses and the titles are shown to be false, then the land needs to be returned and all the weight of the law needs to be brought down on those that are responsible,” said Dr Castro, of the producers’ association.

Christian Aid is funding an effort to protect peasants who are trying to reclaim land from the paramilitaries, said Dominic Nutt, who has visited the plantations. “It is the dark side of biofuel.”

The paramilitary groups, first formed in the 80s by businessmen, landowners and drug lords to fend off guerrillas, became a powerful illegal army which stole land, sold drugs and massacred civilians. Under a peace deal with the government they have officially disbanded but many observers say remnants remain active.

Displacement continues, with an average of 200,000 cases registered every year over the past four years, according to the UN High Commission for Refugees, with most coming from palm oil-growing areas on the Caribbean coast. “We can’t keep up, they just keep coming,” said Ludiz Ruda, of the Hijos de Maria school in a shantytown outside the coastal city of Cartagena. Since opening last year it had been swamped with impoverished newcomers, she said. “More than 80% are refugees.”

Cocaine output rises regardless

Coca production in Colombia has surged despite US-funded eradication efforts, according to an estimate that casts fresh doubt on Washington’s “war on drugs”. Satellite imagery collated by the White House Office of National Drug Control Policy survey suggests that cultivation of coca, the raw ingredient of cocaine, jumped 8% last year to 156,000 hectares.

The estimate was made public before a trip to Washington this week by President Alvaro Uribe. If confirmed, it would be the third consecutive rise in production, and a blow to the US strategy of bolstering Colombia’s security forces to help them destroy the crops.

Under its Plan Colombia project, Washington has funnelled more than $5bn (£2.5bn) in mostly military aid to its South American ally since 2000 – its biggest aid project outside Afghanistan and the Middle East. The Democrats say the security forces are accused of human rights abuses and complicity with traffickers.

Mr Uribe revealed the unpublished findings in an effort to get the bad news out of the way before he started lobbying Congress; the White House did not immediately respond.

“They told me they were worried about revealing this number because of my upcoming trip to the United States – that the Americans should reveal it,” he said. “But that’s why I’m revealing it. We’re not trying to put makeup on what is a serious matter.”

Plan Colombia began in 1999 and was supposed to halve production of coca within five years, using sprayer planes and officers on the ground. But the latest estimate suggests that since then it has risen 27%.

Last month Mr Uribe trumpeted a UN report that said cultivation was down to 79,000 hectares. The conflicting figures were incomprehensible and disorienting, said the president: “Could it be we’ve worked in vain? That all our work hasn’t produced the desired results?” 

The Guardian http://www.guardian.co.uk/world/2007/jun/05/colombia.energy

Read Full Post »

La fiscalía colombiana investiga al Ejército por 1.155 muertes extrajudiciales – La historia de un ex drogadicto asesinado prueba las ‘ejecuciones’ militares

De un día para otro, al muchacho que se ganaba la vida como estatua viviente en un parque de Neiva el Ejército lo hizo aparecer como un guerrillero muerto en combate. Nadie ha salido del asombro en esta ciudad al sur de Colombia. Mientras, el país asiste horrorizado a la denuncia de 1.155 víctimas de ejecuciones extrajudiciales como ésta, que investiga la Fiscalía General de la Nación por todo el territorio colombiano. Se acusa a las fuerzas públicas de registrar como guerrilleros caídos en combate a personas inocentes, o llamados “falsos positivos”. Más de 3.000 funcionarios de las Fuerzas Armadas son investigados, incluidos generales.

Miller Blandón desapareció tras aceptar un trabajo. Murió ‘en combate’

La analista Claudia López denuncia la falta de control dentro del Ejército

Un bumerán al que se enfrenta el presidente colombiano, Álvaro Uribe. El mandatario basó gran parte de su política de seguridad democrática para combatir a la guerrilla, primero, en un sistema de recompensas a civiles que informaran sobre guerrilleros, lo cual pudo haber generado una red de delincuencia o negocio de muertos, según advirtió el fiscal general de la nación, Mario Iguarán Arana; y, segundo, en la estrategia de privilegiar los incentivos militares según el número de bajas en combate.

El ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, anunció ayer la destitución de otros 13 militares por este escándalo, que se unen a los 27 miembros del Ejército que ya fueron relevados hace tres semanas. Con estas destituciones y la renuncia del comandante del Ejército, Mario Montoya (responsable de la operación en la que se liberó a Ingrid Betancourt en julio), el Gobierno, afirma el fiscal, “ha pretendido salvar su responsabilidad ante la Corte Penal Internacional”. “Pero si comprobamos que ésta es una práctica sistemática y generalizada, estamos frente a un delito de lesa humanidad”, añade.

No son casos aislados. En Neiva, cubierto de blanco de la cabeza a los pies, Miller Andrés Blandón acudía al Parque Cívico a ganarse la vida como estatua humana. Hacía poco había salido de un centro de desintoxicación de drogas y convertido la Casa de Apoyo al Habitante de la Calle en su refugio, dice el coordinador del programa, Antonio Torres. El 17 de julio, Blandón acudió allí a comer. Cuando los indigentes terminaron, llegaron dos hombres en una moto y les ofrecieron trabajo como recolectores de café. Sólo tres de ellos se creyeron el cuento y se fueron dizque a coger café.

Al día siguiente, las noticias del mediodía dijeron que tres guerrilleros habían caído en combate en las selváticas montañas de los Andes del municipio de San José de Isnos.

Al atardecer, uno de los miembros de la fiscalía que hizo el levantamiento de los cadáveres encontró en la cartera de una de las víctimas su documento de identidad: Miller Andrés Blandón, y apuntado un número de móvil. Llamó, y la segunda esposa de su abuelo, Silvia Segura, negó que ese muchacho de 24 años fuera guerrillero.

Los otros dos indigentes siguen enterrados como no identificados. Igual que en muchos de los casos investigados en 14 departamentos, ya que se buscan personas que no sean de la región, las secuestran, las trasladan lejos de su zona y luego el Ejército las registra como guerrilleros caídos en combate para evitar que alguien las reclame.

Colombia se ha convertido en un territorio minado para Uribe, ante la continua denuncia de estas ejecuciones extrajudiciales. Según la analista política Claudia López, estos hechos dejan en evidencia la ineficacia del control y mando del Gobierno frente a sus instituciones militares y de los comandantes frente a sus subalternos, y la negligencia frente a las denuncias de violación de derechos humanos.

El país es observado. Días antes de su elección como presidente de Estados Unidos el 4 de noviembre, Barack Obama aseguró en uno de los debates de la campaña que no firmaría con Colombia el Tratado de Libre Comercio mientras no haya garantías de derechos humanos.

Son 1.155 muertes que investiga la fiscalía -como el caso de Miller Andrés Blandón-, de indigentes, drogadictos o marginados, más otras 2.000 denunciadas por otras instituciones. Todo para cumplir con los resultados pedidos, obtener ascensos, condecoraciones o, simplemente, para disfrutar de permisos en días especiales. Ocurrió el Día de la Madre de 2007, cuando en el Batallón de Infantería 31, el soldado Luis Esteban Montes advirtió infructuosamente a su comandante de que la persona que habían secuestrado sus compañeros con el fin de hacerla pasar por un guerrillero muerto era su hermano.

Desde la llegada de Uribe al Gobierno en 2002, se han denunciado casos de “falsos positivos” por parte de familiares u organizaciones de derechos humanos que lo único que recibían del presidente eran descalificaciones o acusaciones.

Un presidente que en su primer acto público, el 8 de agosto de 2002, anunció su política de estímulo y recompensas a civiles, y la pretensión de convertir a Colombia en un país de informantes. Lo que ha generado muchos debates y casos asombrosos. El semestre pasado, el guerrillero alias Rojas se presentó ante un comando del Ejército con la mano de su jefe Iván Ríos, del secretariado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), como prueba, y diciendo dónde estaba el cadáver. Yacía junto al de la novia de éste, a la que también había matado. Tras una polémica nacional sobre la legalidad y moralidad de que Rojas recibiera la recompensa, finalmente le fue concedida.

Según las estadísticas del propio Gobierno, cuando Uribe llegó a la presidencia, en Colombia había 15.000 hombres de las FARC. Según esas mismas fuentes, en estos seis años se han desmovilizado, han sido capturados o han muerto en combate 55.000 guerrilleros. Las cuentas no cuadran. “Una prueba”, reflexiona Claudia López, “de la obsesión por justificar resultados absurdos”.

Aunque en Colombia nadie niega que la seguridad del país ha mejorado, que hay más confianza por parte de los inversores extranjeros y que las FARC parecen heridas, 45 millones de colombianos se preguntan perplejos si acaso, para solucionar el conflicto armado, todo vale.

 

La tragedia de los ‘falsos positivos’

– Las Fuerzas Armadas. Más de 3.000 funcionarios son investigados, incluidos generales. Hasta el momento han sido destituidos 40 militares y ha dimitido el comandante, Mario Montoya.

– Las víctimas. La fiscalía investiga 1.155 muertes, pero otras instituciones investigan otras 2.000. Generalmente se trata de indigentes, drogadictos o marginados.

– El método. Las víctimas son secuestradas, trasladadas a otra región donde son asesinadas y aparecen luego como guerrilleros caídos en combate. Hay casos en 14 departamentos de Colombia.

– Fin. Cumplir con los objetivos de capturas o lograr condecoraciones.

– Guerra contra las FARC. Desde 2002, se han entregado, capturado o muerto en combate unos 55.000 guerrilleros, según el Gobierno. Sin embargo, para algunos analistas las cifras no cuadran: en 2002, había sólo 15.000 guerrilleros, según las estadísticas oficiales.

El Pais

http://www.elpais.com/articulo/internacional/Uribe/tropieza/guerra/sucia/elpepiint/20081117elpepiint_1/Tes


 

Read Full Post »

Este martes 18, en una sala de la Corte Federal de Washington, el ex jefe paramilitar Salvatore Mancuso  admitió que tenía miedo y rompió en llanto frente a las cámaras que transmitían vía satélite la primera de tres sesiones de confesión ante un fiscal colombiano de Justicia y Paz. Uno de los alguaciles que lo custodiaban lo cogió del brazo, lo llevó a un calabozo contiguo y esperó a que el otrora poderoso jefe paramilitar recuperara el control de sus emociones.

De regreso a la sala, Mancuso les dijo al fiscal Leonardo Cabana y a cerca de 500 víctimas que seguían la transmisión en auditorios habilitados en la sede de la Fiscalía en Bogotá, Ituango, Cúcuta, Montería y Sincelejo, que teme por la suerte de la familia que le queda en Colombia pero que aún así cumplirá su compromiso de confesar no menos de 43 crímenes en los que estuvo comprometido como miembro de la cúpula de las Auc.

Antes de la crisis nerviosa, Mancuso había relatado algunos hechos y mencionado con nombre y/o apellido a nueve oficiales de las Fuerzas Armadas que, según él, facilitaron, auspiciaron o participaron directamente en masacres cometidas en desarrollo de la “guerra antisubversiva”. Harold Mosquera y Carlos Augusto Franco, del equipo de Policía Judicial que acompañó al fiscal Cabana, los anotaron: general Iván Ramírez, comandante de la I División del Ejército; coronel Barrero, comandante del Batallón Junín adscrito a la XI Brigada; mayor Sanabria, oficial de Inteligencia de esta unidad; coronel Enciso, comandante de la Policía de Sucre; mayor Parra, comandante de la Sijín en Sucre; coronel Díaz Granados; coronel Matamoros y capitán Chamorro, adscritos al Grupo Mecanizado Maza, y coronel Pedreros, comandante de la Policía en Santander.

La más dramática por la forma como operó la alianza entre paramilitares y miembros de la Fuerza Pública, fue la masacre de Pichilín, Sucre, el 4 de diciembre de 1996, en la que murieron 12 personas. Según Mancuso, fue  planeada con el coronel Enciso, comandante de la Policía del departamento, el paramilitar Salomón Feris Chadid, hermano del congresista Jorge Feris Chadid.

El ex jefe paramilitar sostuvo que las versiones de la masacre que se conocieron cuando empezó el proceso de Justicia y Paz estaban incompletas, porque en ese momento algunos de los implicados tenían influencia en los altos mandos. Hasta el martes, la historia que tenían los fiscales era la que había contado Edwin Manuel Tirado Morales, ‘el Chuzo’, quien solo reveló que las víctimas habían sido seleccionadas con base en una lista de posibles colaboradores de la guerrilla enviada a las Auc por un destacamento de la Infantería de Marina.

De acuerdo con lo previsto, este jueves Mancuso debería haber contado qué papel jugó en este y otros crímenes el almirante Rodrigo Quiñónez, ex comandante de la Infantería de Marina, ex subdirector de la Escuela Superior de Guerra y agregado militar de la Embajada de Colombia en Israel hasta 2000.

El DAS

Durante la audiencia, Mancuso confirmó que cuando Jorge Noguera fue director del DAS, el organismo se convirtió en la principal fuente de inteligencia para los paramilitares. “Voy a ser sincero -dijo-. Nosotros hacíamos el trabajo sucio que el DAS y la Fuerza Pública no podían hacer”. Y aseguró que varios asesinatos de profesores y estudiantes de la Universidad de Córdoba fueron cometidos después de que el DAS definiera los blancos.

Admitió responsabilidad en un “falso positivo”: un profesor de la Universidad de Córdoba de apellido Fuentes que fue vestido de guerrillero y presentado como muerto en combate. “El profesor Fuentes estaba amenazado de muerte y un escolta suyo nos lo entregó”, explicó Mancuso.

Tras insistir en que está dispuesto a aportar a las autoridades toda la información necesaria para probar cada una de sus afirmaciones, Mancuso contó que hace poco le escribió una carta a Luis Moreno Ocampo, fiscal de la Corte Penal Internacional, para pedirle vigilancia especial de los procesos judiciales que se deriven de sus declaraciones.

Las Convivir

El relato que hizo Mancuso sobre cómo era el engranaje de las Convivir con la estructura paramilitar, dejó en la comisión judicial colombiana una sensación de vaguedad. No solo fue poco convincente y por momentos contradictoria, sino que cuando intentó explicar lo que llamó la génesis de las Convivir, fue notorio el esfuerzo de hacer recaer toda la responsabilidad en Pedro Juan Moreno, entonces secretario de Gobierno de la gobernación de Álvaro Uribe. 

Revista Cambio http://www.cambio.com.co/paiscambio/803/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR_CAMBIO-4675011.html

Read Full Post »

UNHCR works with the government of Colombia to address the needs of children displaced by violence.

Two million people are listed on Colombia’s National Register for Displaced People. About half of them are under the age of 18, and, according to the Ministry of Education, only half of these are enrolled in school.

Even before displacement, Colombian children attending school in high-risk areas face danger from land mines, attacks by armed groups and forced recruitment outside of schools. Once displaced, children often lose an entire academic year. In addition, the trauma of losing one’s home and witnessing extreme violence often remain unaddressed, affecting the child’s potential to learn. Increased poverty brought on by displacement usually means that children must work to help support the family, making school impossible.

UNHCR supports the government’s response to the educational crisis of displaced children, which includes local interventions in high-risk areas, rebuilding damaged schools, providing school supplies and supporting local teachers’ organizations. UNHCR consults with the Ministry of Education to ensure the needs of displaced children are known and planned for. It also focuses on the educational needs of ethnic minorities such as the Afro-Colombians and indigenous people.

http://www.unhcr.org/country/col.html

Read Full Post »

Siempre que viajo a Colombia regreso con el alma dividida por el dolor de un país que lleva cuatro décadas de guerra civil y la alegría y generosidad de sus habitantes que sobreviven a la violencia con una sonrisa estoica en el rostro. La prensa más solvente, medios de comunicación y organizaciones de derechos humanos denuncian a diario la nueva violencia desencadenada por paramilitares y otros grupos armados.

“No hay fosas, señora”, dijo el paramilitar colombiano. “Los tiramos todos al río”

Los ríos son los cementerios de la violencia de todo tipo en Colombia

“Es que en Colombia no nos debemos aterrorizar por nada, aquí se están cometiendo desde hace varios años los crímenes más atroces de la humanidad. La destrucción de pueblos enteros con las masacres indiscriminadas de sus familias; el uso de las motosierras; el descuartizamiento sin piedad de las víctimas del narcotráfico y la guerrilla son apenas meros asomos de la cruda realidad que estamos padeciendo. ¿Qué decir de los niños de la guerra, que son arrancados de sus hogares y llevados a la fuerza para convertirlos contra su voluntad en criminales?”. (El Espectador. Opinión. 5 de noviembre de 2008).

En Colombia los ríos son las tumbas de los desfavorecidos de la guerra. Desde la violencia entre liberales y conservadores (siglos XIX y XX), ríos grandes y pequeños como el Magdalena, el Sinú, el San Jorge, el Cauca, el Atrato y el San Juan han venido arrastrando cadáveres flotando en el agua a merced de las aves rapaces llamadas gallinazos. A diferencia de las fosas de las últimas guerras europeas y españolas, donde los cuerpos se amontonaban como alimañas, en Colombia los grupos armados utilizan sus ríos como cementerios invisibles para evaporar sus víctimas.

Informes elaborados por Derechos Humanos (Human Rights Watch) divulgan las confesiones de familiares de las víctimas inocentes y sus verdugos paramilitares. Cuentan pescadores, familiares de los muertos y testigos de la epidemia mortífera que si la justicia de Colombia pudiera llamar a declarar a sus ríos serían cientos de miles los crímenes cometidos por paramilitares, guerrilla, ejército y narcotraficantes. Según otro expediente de 9.500 folios, difundido por la revista Cambio (2 de noviembre de 2008) se habla de 1.700 crímenes cometidos en una pequeña zona del país. La astucia de los asesinos consiste en hacer desaparecer los muertos sin dejar rastro. Sin embargo, la naturaleza colombiana resulta ser más sabia que sus crueles depredadores armados y la argucia que proponen no siempre funciona como pretenden. Es cierto que muchos de los ríos consiguen tragar por entero a sus muertos. Son los nuevos cementerios de agua de Colombia. Pero en una gran mayoría de casos los cuerpos, o partes de ellos, flotan y llegan a los recodos de la orilla. De toda edad y sexo. La mayoría sin identificación ninguna.

Los verdugos, desconfiados de que el agua no pueda borrar su sangre, descuartizan a sus víctimas, vivas o extintas. Mutilan sus cuerpos. Van llegando o apareciendo por partes. Vestidos. Desnudos. Despedazados. Llega una pierna. Después una cabeza. La mayor parte de los hombres y mujeres inocentes antes de ser matados fueron torturados. Quemados. Violados. Es fácil reconocer si han sido comidos por peces y aves o por la truculencia de sus torturadores. Algunos no aparecen. Otros vuelven a flotar pese a que la práctica utilizada con muchos de ellos consiste en amputar sus cuerpos, provocándoles todo el sufrimiento inimaginable, abrirles el vientre con machetes, arrancarles los órganos y llenarlos de piedras para que pesen y se hundan definitivamente en el olvido. El agua les sirve para borrar la identidad del escenario.

Miles de descuartizados bajan por los ríos. La magnitud de la tragedia hace que las autoridades realicen campañas para la identificación de cadáveres. Médicos, forenses y gente anónima recorren los campos tratando de identificar cadáveres desconocidos. A todas las familias de la zona les han matado a un ser querido que buscan desesperadamente sin encontrarlo nunca. Por eso las mujeres colombianas, huérfanas, viudas, hermanas y amantes se acercan de noche al río para esperar su cadáver.

Los pescadores son los primeros en descubrir los cuerpos. Desde la barca los empujan con una vara de madera y los arrastran a la orilla. Pero desde que también les dio por matar a varios de estos rescatadores de muertos, los pescadores saben que es mejor no sacarlos (El Tiempo, 23 de abril de 2007). Sólo las familias se atreven a desafiar la muerte yendo a diario a verlos bajar por el río para encontrar a los suyos o para socorrer a otros y, como dicen: “Hacerlos nuestros”. Necesitan su porción de duelo para seguir viviendo con dignidad. Y si no encuentran sus propios cadáveres o, con suerte, apenas consiguen algún recuerdo del desaparecido, adoptan a los muertos con los que tropiezan y les dan el nombre del hermano, hija, madre o marido. Cuando bajan sin cabeza o vienen sin brazos, recomponen sus cuerpos. Jamás dejan un cuerpo sin recomponer. A unos les dan los ojos. A otros las manos. Remiendan sus miembros con la idea de que en esta vida o en la otra los asesinos tengan que responder por las víctimas. El trabajo de tener sus muertos anónimos les alivia el dolor. Los llaman los“No Nombres (N. N.)”. Terrible y desgraciada abreviatura. Con las siglas N. N. (del latín nomen necio: nombre desconocido) los nazis abandonaban los cadáveres de judíos en los campos de concentración de Dachau, Bergen-Belsen, Auschwitz, Treblinka…

Los colombianos colocan lápidas y un número para que todos sepan que desde ahora el nombre desconocido es un muerto con dueño. O todavía mejor: un desaparecido que ha sido reencontrado. Cuando escuchan sollozos de voces recientes que van en busca de sus muertos, las mujeres les entregan los cadáveres recuperados para que las familias de las víctimas puedan vivir el luto por los seres queridos.

La señora Catalina Montoya Piedrahita (es famosa la bravura de la mujer colombiana) consiguió plantarse frente al asesino de su hijo:

“Dígame quién mató a mi hijo, cuénteme dónde lo enterró, en qué fosa, que yo voy y lo busco y saco los restos”.

“No señora”, le contestó un paramilitar curtido de Colombia, “nosotros no hacíamos fosas comunes. A toda la gente la tirábamos al río”. (El Colombiano, 19 de octubre de 2008).

No hay exclusividad para los cadáveres. Tampoco se trata de levantar un cementerio de desaparecidos. Consultores colombianos de la ONG Equitas piden que los restos humanos N. N. deban ser declarados Patrimonio Cultural de Colombia para que sean protegidos e identificados. Mientras tanto, cada uno de los cientos N. N. enterrados tiene su dueño N. N. elegido por un familiar adoptivo. Después lo bautiza: N. N. Federico, N. N. Aída Luz, N. N. Ana Frank, N. N. Roberto. Y añaden una placa de mármol que dice: “Gracias N. N. por el favor recibido”.

Read Full Post »

Older Posts »